Dispositivos de seguridad

Cerraduras para persianas metálicas enrollables

Una persiana o cortina metálica enrollable es un elemento de seguridad básico para los comercios, especialmente aquellos cuyas fachadas dan a vías públicas o en zonas de alto riesgo. Ofrece una excelente protección contra la intemperie, los intrusos y el vandalismo.

Estos dispositivos de seguridad están formados por perfiles metálicos unidos entre sí, que están moldeados para ofrecer una gran resistencia a los impactos. Existen diferentes tipos de persianas metálicas: metálicas macizas, micro-perforadas, de malla, motorizadas, etc.

Pero, independientemente del tipo que elijas, todas las persianas metálicas de seguridad necesitan una cerradura para proporcionar la seguridad que prometen. A veces es precisamente la cerradura el punto más débil de todo el sistema.

Por ello, en este artículo veremos las diferentes opciones de cerraduras para persianas metálicas.

Cerraduras para persianas metálicas enrollables

Candados para persianas metálicas

Una de las formas más comunes de asegurar una persiana metálica enrollable es con un candado. Para que esto sea posible deben existir puntos de fijación especialmente diseñados que permitan unir la persiana y sus laterales, y que luego se asegurarán con el candado.

En general, un buen candado servirá para disuadir a un ladrón oportunista, pero primero hay que saber elegir el candado adecuado. Un problema habitual de los candados tradicionales es que dejan al descubierto los puntos de fijación. Esto permite a un atacante elegirlos como punto de ataque.

Como bien saben en Cerrajeros Hospitalet, la seguridad de un buen candado depende de su diseño y de los materiales con los que está construido. Para las persianas metálicas comerciales, se recomiendan los candados monobloque de acero o los de tipo acorazado.

Existen modelos específicos para cortinas metálicas, que usan un pasador reforzado en lugar de un arco de cierre, que se mantiene de esta forma más protegido de los ataques de un criminal decidido.

Cerraduras para persianas metálicas

Muchos modelos de persianas metálicas vienen con cerraduras diseñadas para esta aplicación específica. Pueden instalarse en el centro de la persiana o en los laterales y proporcionan una seguridad básica a los propietarios.

En el caso de las cerraduras centrales, dos varillas sobresalen de la cerradura y llegan hasta los extremos de la persiana metálica. Estas varillas metálicas se proyectan hasta fijarse en lugares específicos de la pared o el marco.

Las cerraduras laterales funcionan de la misma manera, pero sólo se fijan a un lado. Una ventaja de este tipo de cerradura es que permite cambiar el cilindro o actualizar toda la cerradura muy fácilmente, y no requieren perforar el piso bajo la cortina metálica.

Grupos de fijación para persianas o cortinas metálicas

De acuerdo con Cerrajeros Badalona, los grupos de fijación pueden describirse como un candado, pero que no deja puntos débiles para atacar. Al igual que un candado, requiere un punto de fijación, en este caso en el suelo justo debajo de la persiana metálica.

Cuando se encuentra cerrado, su cuerpo acorazado puede proteger completamente el punto de fijación en el suelo, y por esta razón se consideran eficaces y seguros.

La instalación de un grupo de fijación requiere el empotramiento de una campana en la que se fijará un anillo móvil. Es a través de este anillo móvil que pasará la varilla para fijar la persiana metálica al suelo.

Los modelos más seguros pueden resistir los ataques con taladros y sierras. A diferencia de los candados, el punto de fijación no está expuesto y no puede ser atacado. Por lo tanto, es importante instalarlos de manera que no exista mucha holgura entre este y el suelo.

Al igual que las cerraduras, los cilindros de los grupos de fijación pueden cambiarse. De este modo, las persianas metálicas pueden integrarse en el esquema de seguridad de sus instalaciones, permitiendo que las llaves sean amaestradas.